El templo Chavín de Huántar, Huaraz

Con ganas de coger rumbo al sur y con el norte de Perú recorrido durante un mes, decidimos dejar atrás la costa norte. El camino que se nos ponía por delante, recorría la costa y se acercaba a la Cordillera Blanca de los Andes peruanos; allí Huaraz era, en un principio una parada de nuestro camino al sur. Desconocíamos las dimensiones y la belleza del paisaje en esa zona. Decimos “en un principio” porque nuestra parada en Huaraz se prolongó tres semanas y fue uno de los lugares más reveladores que hasta entonces habíamos explorado.

Hoy os mostramos uno de los lugares que más nos impresionó, tanto por su belleza, como por su historia y misticismo. Se llama Chavín de Huantar y es un templo de miles de años de antigüedad que esconde secretos muy bien guardados.

Chavín de Huántar

Huaraz, a 3100 msnm, se encuentra situada en medio del llamado Callejón de Huaylas, que separa la espectacular Cordillera Blanca con 35 picos permanentemente nevados que superan los 6.000 msnm y la Cordillera Negra, como su nombre indica, sin ningún pico nevado . La Cordillera Blanca nos presenta unas condiciones paisajísticas inigualables de alta montaña durante 180 km de norte a sur, con los considerados picos nevados más altos del mundo en una zona tropical. Entre ellos destacan el Huascarán, montaña más alta de Perú y la segunda de América con 6.746 m.s.n.m, el Chopicalqui 6,400 m.s.n.m, el Tunshi 6.369 m.s.n.m y el Huandoy 6.356 m.s.n.m. entre otros. El Alpamayo, a 6.120 m.s.n.m es considerado el pico nevado más bello del mundo por su casi perfecto forma de pirámide. El territorio que abarca la Cordillera Blanca es un área natural protegida a través del Parque Nacional Huascarán, Patrimonio de la Humanidad y Reserva de Biosfera por la UNESCO.

Chavín de Huántar

Nuestros primeros días en Huaraz nos permitían conocer y fusionarse por completo con el ritmo en que la ciudad late. Mercados locales con todo tipo de producto, que se extienden con puestos ambulantes hasta las calles que lo rodean, creando un ambiente comercial muy activo. Conocíamos aquí, la fisonomía y la personalidad del peruano que habita los Andes. La vestimenta de las mujeres, de falda larga, jerséis de colores que anuncian las estaciones de la naturaleza y largas trenzas de pelo negro que proyectan la conexión con la Pachamama, da a la vida diaria de la ciudad, una mágica autenticidad; las mejillas rojas y la piel curtida de la mayoría de los habitantes demuestran claramente una forma de vida humilde en la alta montaña peruana. Tradicionalmente las mujeres comunican su estado civil en función de la posición de su sombrero; solteras cuando el lucen inclinado y recto cuando están casadas.

Chavín de Huántar

Huaraz nos sorprendía en todos los sentidos; además de la buena voluntad de su gente y el bonito paisaje que la rodea, la vida en la ciudad es sorprendentemente económica y cómoda. En las calles principales del centro, la vida sonríe con su habitual sol matinal; Entre ellas, se dibujan pequeños callejones peatonales que se cruzan y regalan un espacio donde el comercio más personal y pequeños restaurantes abren las puertas a locales y turistas.

Pero lo que estábamos por descubrir seria mucho más interesante que todo esto. El, en un principio menos preciado templo de Chavín de Huántar, nos dejó de piedra. Y nunca mejor dicho.

Dónde dormir en Huaraz

 

El alojamiento en Huaraz es generalmente barato; nuestro, el Tambo, un hostal sencillo pero acogedor, lleno de viajeros con mil historias. Especialmente agradable por Mariela, su propietaria, siempre dispuesta a ayudar y cuidar a sus viajeros. Llegado el día 24 de Diciembre por la noche, nos preparaba una cena buenísima a todos los viajeros que pasábamos la noche allí, y esperábamos las 12 para ver Huaraz estallar de fuegos artificiales.


Booking.com

 

El templo de Chavín de Huantar 

La mágica cultura andina y sus civilizaciones que durante miles de años, han dejado el legado de una historia de lucha, de arte y de un gran conocimiento cosmológico aplicado en todos los ámbitos, nos seguían regalando inesperados descubrimientos. En la cara este de la Cordillera Blanca y en unas tres horas desde Huaraz, se esconde la interesante construcción arquitectónica de Chavín de Huántar, nombre que recibe también la sociedad que habitó estas tierras durante el período 1500-300 aC.

Chavín de Huántar

La visita al templo es mucho mejor con el acompañamiento de un guía profesional para la profundización y conexión con esta auténtica cultura de sabiduría. El trayecto hasta la ruinas nos transportaba por parajes vírgenes dentro del parque nacional y la travesía de la Cordillera a través de un túnel construido pocos años atrás; antiguamente, se cruzaba caminando durante días y la misma montaña guiaba espiritualmente quienes decidían cruzarla a casi 5.000 m.s.n.m.

Nosotros llegámos a Chavín de Huántar en uno de los tours con el que Mariela, la dueña del hostal El Tambo nos puso en contacto. No se lo hemos comentado en algun otro post sobre Huaraz, pero aquí, el precio de los tours va en función del nivel económico del cliente. Si te hospedas en un hostal u hotel algo caro, el tour también lo será. Por el contrario, si como nosotros, te quedas en algún hostal barato como El Tambo, el precio del tour será acorde. Así es, puedes ir en la misma furgoneta

Chavín de Huántar

 

La construcción de Chavín de Huántar es llamada también centro ceremonial; se cree que fue un centro destinado a los “sacerdotes”, descendientes de las tradiciones chamánicas y conocedores del potencial que otorgaban las plantas “alucinógenas”. Eran ellos quienes, iniciaban los peregrinos que se acercaban al templo ya la gente que formaba parte de su pueblo o su familia, en el proceso de aprendizaje y búsqueda de la verdad, llevada a cabo con la sustancia resultante de la cocción del cactus San Pedro o Huachuma (Cactustrichocereus) que contiene la mescalina.

Es complicado, aunque se encuentren afirmaciones de todo tipo, comprender lo que pasó en Chavín de Huántar hace más de 3.000 años. En muchas hipótesis se afirma que los “sacerdotes” utilizaban la “droga” para redimir y manipular en busca de poder y dominio, que confusamente pretendía un acercamiento a las divinidades superiores. No son extrañas pero, ante el poco conocimiento de la gran mayoría sobre el uso y la intención que las antiguas culturas otorgaban a las plantas medicinales andinas, las conclusiones precipitadas que se extraen.

Existen muchos otros estudios antropológicos que defienden el uso del cactus, así como el de otras plantas ancestrales como la hoja de Coca o la liana Ayahuasca, meramente destinado a prácticas chamánicas o medicinales y lejos de ser usadas de forma lúdica o como una estrategia psicosocial. Afortunadamente, aunque académicamente el tema de las plantas con propiedades psicotrópicas y el uso de éstas por antiguas culturas sea un tema tabú en la actualidad del Perú, existen investigadores, cercanos a los pueblos originarios y tradicionales que rodean las construcciones arquitectónicas, que publican interpretaciones humildes y respetuosas con la gente que habitaba estas tierras.

Chavín de Huántar

 

Durante la visita Chavín de Huántar pudimos comprobar las dimensiones hoy conocidas de la construcción, así como las sofisticadas distribuciones de canales de drenaje de agua, conductos de ventilación que permitían la auto-regulación de la temperatura en las cámaras subterráneas y las laberínticas galerías que demuestran avanzados conocimientos para la época. Según investigadores, los llamados sacerdotes eran antiguos pobladores que habían pasado por el proceso de introspección dentro del templo y se habían convertido así en hombres de conocimiento.

Chavín de Huántar

El Lanzón es una escultura de piedra tallada y casi 5 metros de altura que se encuentra en el centro subterráneo de Chavín de Huántar. En el se representa una divinidad a través de los tres símbolos místicos que caracterizan todas las culturas andinas sucesoras, la serpiente, el puma y el cóndor. Se cree que ante el monolito y en pleno viaje místico, encontraban la comprensión plena de la transformación. Las representaciones en piedra que encontramos en el centro son varias; entre ellas, las llamadas Cabezas clavas, son representaciones que decoran la parte superior de las paredes del templo y ilustran la imagen propia y visionaria de los nuevos sacerdotes después del proceso.

Nuestra experiencia en Chavín de Huántar fue muy interesante; el guía que nos acompañó durante la visita nos deleitó con la historia y el conocimiento medio escondido, o infravalorado, por la incomprensión general que domina el mundo occidental y rige la sociedad a seguir unos esquemas de consumo definidos, privando de libertad sensorial a la gente que cree progresar dentro del sistema establecido. Construido estratégicamente y con una gran exactitud, se demuestra el gran conocimiento cosmológico que la sociedad de Chavín de Huantar  utilizaba. Las tres pequeñas montañas que dan frente al templo, indicaban el paso del tiempo, los solsticios y la meteorología interpretada sabiamente por sus habitantes; así y con la observación de las fases de la luna y las estrellas, definían patrones para la siembra y recogida de las cosechas y creaban una estrecha conexión con el mundo celestial. No nos atrevemos a definir una estructura social dentro de la sociedad de Chavín de Huántar; aunque se afirmen varias, por la poca credibilidad que nos transmitió la desinformación que divulgan las fuentes oficiales y porque, según especialistas, sólo se conoce un 20 % de toda la estructura arquitectónica que esconde Chavín de Huántar, sería injusto hacerlo.

IMG_20151219_160454~2
Calle del pueblo de Chavín

 

Interesante documental de Chavín de Huántar:El teatro del más allá

 

 

Nosotros

¡Sigue nuestras aventuras por el mundo ingresando tu correo electrónico aquí!

Te puede interesar …

 

El lago Titicaca y sus islas más místicas: una experiencia inolvidable

Rutas alternativas a Machupichu – Huyendo de los turistas

Trekking Santa Cruz en la Cordillera Blanca 

Huaraz, un mundo entre glaciares, lagunas y ruinas misteriosas

Chachapoyas, civilización perdida en la selva alta de Perú

 

Hemos encontrado algunos de los vuelos más baratos a Perú desde España …

 

¡Madrid – Lima (Ida y vuelta) tres semanas en Mayo – Junio por solo 507 €!

¡Madrid – Lima (Ida y vuelta) – tres semanas en Setiembre por solo 577 €!

¡Barcelona – Lima (Ida y vuelta) tres semanas en Mayo por solo 542 €

¡Barcelona – Lima (Ida y vuelta) tres semanas en Septiembre por solo 559 €!

 

 

One Comment

  1. Pingback: Los 5 lugares poco conocidos más increíbles de Perú – l'art de volar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *