Huacachina. El Oasis en el desierto de Ica

El Desierto en estado puro nos esperaba a unas 6h de Lima. La ciudad de Ica, ya en la zona sur de Perú y con una población de unos 300.000 habitantes, se encuentra a unos 60 km de la costa pacífica en medio de los cuales se extiende el Desierto de Ica. Escondida entre sus dunas, la Laguna Huacachina, todo un oasis!

 

Sumergido por completo en interminables dunas de arena fina, nos transporta por unos instantes a la sensación de estar en un desierto africano.

 




 

Hoy todo de este Oasis, la Laguna Huacachina en Ica

 

La Huacachina

Curiosidades del Desierto de Ica

 

El Desierto de Ica esconde una interesante y misteriosa historia que hoy, aún no ha sido descifrada. Cuando se habla del Perú, nos sometemos generalmente al pensamiento de la existencia de una gran civilización, los Incas. Pero la evolución y hegemonía de su imperio tan sólo duró un siglo (XV-XVI). La historia pre incaica es tan extensa, que no hay declarada una primera civilización. En el estudio de las mismas, se comprueba como las técnicas y los conocimientos que los Incas nos dejaron, fueron creados con anterioridad, y copiadas en sus conquistas.

 

Se habla de una posible primera civilización con inicios en los años 3.000 a.C. denominada Caral, que dio paso a 12 civilizaciones más antes de la creación del Imperio Inca y entre las que encontramos Paracas (700 aC- 100 dC) y Nazca (300 aC- 800 dC), situadas en la actual provincia de Ica.

 

Paracas se desarrolló en la costa peruana del sur de Lima y es especialmente conocida por la perfección de sus tejidos y por la práctica de trepanaciones craneales con fines médicos y la deformación craneal con un propósito estético y de distinción social. Nazca, desarrollada en la misma costa y desierto, pero en un territorio más extenso, destacó por la alta calidad y delicadeza de su cerámica, canales de regadío en el desierto y por supuesto, las misteriosas líneas de Nazca, dibujos que representan diversas figuras animales sólo apreciables desde un avión.

 

 

La Huacachina

Pero uno de las más interesantes y también más desconocidos hallazgos, son las Piedras de Ica; grabadas con varios dibujos, representan la intención de plasmar la forma de vida y conocimiento para preservarlo. Se han encontrado unas 50.000 piedras en el Desierto de Ica, todas grabadas con gran precisión.

 

Las más espectaculares y misteriosas describen escenas de intervenciones médicas incluyendo cirugía cerebral, trasplantes de corazón con gran detalle e incluso alguien extrayendo el cerebro de una persona y adaptándolo a un aparato para mantenerlo en vida; ¡Impresionante! En otros, se detallan personas observando a través de un telescopio y la convivencia entre humanos y dinosaurios, lo que distorsiona la línea del tiempo convencionalmente aceptada por el ser humano.

 

En el museo privado del Doctor Cabrera, en la Plaza de Armas de Ica, hay actualmente 20.000 piedras grabadas. Escépticos, afirman que las piedras fueron creadas por un pequeño grupo de personas con la pura intención de hacer negocio. Pero el Doctor Cabrera, afirmaba que provenían de sabios ancestrales que formaban parte de una sociedad con grandes conocimientos de astronomía, física y medicina y pretendían conservarlos a través de los perdurables grabados en las piedras.

 

De hecho, una de las piedras encontradas representa la distribución continental de la época, completamente diferente a la actual. Según el Doctor Cabrera sólo hombres que vivían en un planeta y poseían los instrumentos tecnológicos necesarios, podían observarlo desde grandes alturas y representarlo con tan de detalle. Otras teorías, describen que representan el inicio de la creación del ser humano mediante una de las especies más inteligentes de primates y con la intervención de seres extraterrestres. Nadie sabe realmente quién y porque cortó las piedras; ¡pero el misterio sigue y está más vivo que nunca!

 

La Huacachina

Cómo llegar a Ica y La Huacachina

 

La llegada a la ciudad de Ica es caótica y desconcertante. La mayoría de los vehículos que circulan son taxis y el tráfico es realmente complicado. Sólo bajar del bus, en una de las peores terminales de ciudad en que hasta entonces habíamos estado, los taxistas empezaban a discutir para decidir cuál de ellos tenía la preferencia en captar los viajeros que llegaban. Los que están dentro del recinto de la terminal son más caros porque pagan una licencia; pero unos pasos allá, una vez en la calle, el precio es totalmente negociable.

 

La mejor forma de llegar a Ica es en bus (si no se dispone de auto privado claro).

 

Nosotros viajamos desde Lima. La empresa de transportes que nos llevó fue Flores y se encuentra cerca del estadio nacional, concretamente en la Avenida 28 de Julio, dónde se encuentran la mayoría de las empresas de transporte.

 

 

Pisábamos Ica justo cuando el sol abandonaba el día detrás de las dunas más altas que rodean la ciudad. Sin previa confirmación de lo que era la ciudad, habíamos decidido con acertada intuición, alejarnos en un poco. El taxi nos cobraba 6 s / y nos dirigíamos a la Huacachina, un pequeño oasis en medio de las montañas de arena.

 

La Huacachina

 

Dónde dormir en La Huacachina

 

La laguna Huacachina es un destino completamente turístico. El cambio es notable cuando salimos de la ciudad y llegamos al oasis. Un paseo rodea la laguna y los turistas se relajan en alguno de los restaurantes. Sólo un par de pequeñas tiendas ofrecen comida barata para llevar.

 

En la Huacachina hay hospedajes para todos los gustos. Aunque acostumbrados a los precios por dormir en Huaraz, nos pareció una fortuna.

 

La Huacachina

 

En vista del nivel económico de la zona, decidimos acampar en la playa de uno de los extremos de la laguna. Pero sin saberlo, la decisión no sería la más acertada. Vamos a aprovechar para compartir nuestra experiencia con la corrupción en Perú.

 

Justo unos instantes después de preparar la tienda, ya de noche, dos policías se acercaban y nos intentaban explicar la prohibición de acampar, por lo que nos tenían que multar. Nuestra reacción era de sorpresa cuando instantes antes habíamos preguntado a vendedores de la zona si normalmente había viajeros que pasaban la noche en esa zona. La actitud de uno de los dos policías era contundente y no marcharía sin multarnos.

 

Después de conversar durante unos minutos, intentando convencer al policía del desconocimiento de la prohibición, decidió lucrarse personalmente de la ocasión. ¡qué rabia nos dan esas cosas!

 

La Huacachina

Aquel era el primer contacto que teníamos con la ley y en el fondo, poco sorprendidos, presenciamos el sistema corrupto que lidera la mayoría de países del continente. Más que la actuación corrupta, nos molestaba especialmente la desconsideración hacia la mujer cuando el policía sólo aceptaba “negociar” con Roger y Gisela quedaba apartada y totalmente desinformada de cómo terminaba todo; generalmente la subordinación de la mujer está presente en la mayoría de situaciones y en casi todos los países de América Latina, lo que demuestra el grado socio-evolutivo en que se encuentra. Nos vimos obligados a hacer efectivo el soborno que el policía se había auto-adjudicado; de esta manera podíamos acampar, no en el mismo lugar, sino unos caprichosos diez metros más allá.

Había sido una mala decisión … 

 

El primer día en la tranquila Huacachina no nos permitiría el mejor de los relajamientos. Una vez con la tienda montada en el punto legal exacto donde el policía se había inventado y ya pasada la media noche, la música y los gritos estelar provenientes de una fiesta privada de boda que esparcía gente y alcohol por toda la playa. Aquella noche habíamos pisado mierda.




Tras conversar con el chico de un hostal, nos dábamos cuenta de que aquello no se detendría hasta el día siguiente. Así que, negociando con él, el pobre trabajador que hacía el turno de noche, conseguimos una habitación a mitad de precio, a cambio de 5 soles, “pal sandwich de media noche”. La situación ya no nos sorprendía; pero en ese momento, dejamos de convivir con la trastornada noche y no pudimos contener nuestras risas que nos llenaban de felicidad al recordar las irónicas situaciones que habíamos vivido. Sin duda, el mejor de los remedios para acabar pasando una fantástica noche.

 

La Huacachina

La Laguna Huacachina – El Oasis

 

La Laguna Huacachina ha sabido aprovechar turísticamente el atractivo paisajista de la zona. En todos los hostales de la zona ofrecen excursiones en buggies por las dunas y alquiler de “sandboard”, tablas de snowboard adaptables a la arena del Desierto.

 

El sandboarding es popular entre los peruanos de la zona y el Desierto de Ica es el principal punto de las competiciones que se realizan. Una gran parte de las visitas al oasis son hechas por peruanos de clase media-alta que aprovechan los pocos días que tienen libres; la otra gran parte son turistas extranjeros que normalmente viajan por el país durante dos o tres semanas. La minoría, los viajeros mochileros de larga duración que nos detenemos para presenciar la belleza de las dunas, en un espacio pequeño y tranquilo y algunos artesanos que aprovechan el atractivo para hacer negocio. Los dos primeros casos son los que sustentan el alquiler de excursiones al Desierto mientras que la mayoría de viajeros, disfrutamos de las impresionantes puestas de sol que nos regalan las interminables montañas de arena.

 

La Huacachina

 

Nuestro único día entero en la laguna, nos acerca a las dunas de arena más altas, donde caminamos con calma mientras los pies se nos derrumban a cada paso y la arena se desliza suavemente y se detiene en el instante preciso para formar una fina y perfectamente plana capa superficial.

 

El ascenso a la montaña más alta nos maravilla con un horizonte incierto, por donde poco a poco, el sol cae y crea infinitos paisajes de colores rojizos que cambian en cada parpadeo. Finalmente, el sol desaparece y los dibujos de nubes pasan a ser los protagonistas; nos iluminan lo que queda de tarde y nos transportan a la calma del crepúsculo. La vuelta al oasis la hacemos por una desafiante pendiente a lo largo de la duna más alta.

 

La Huacachina

 

Al día siguiente, tomamos un bus que nos acercó a una de las ciudades más bonitas, pero también más turísticas del Perú, Cusco. Descubre todo sobre el santuario de Perú en el siguiente articulo.

 

Te puede interesar …

 

El lago Titicaca y sus islas más místicas: una experiencia inolvidable

Rutas alternativas a Machupichu – Huyendo de los turistas

Trekking Santa Cruz en la Cordillera Blanca 

Huaraz, un mundo entre glaciares, lagunas y ruinas misteriosas

Chachapoyas, civilización perdida en la selva alta de Perú

Qué hacer en Cusco con poco dinero

 

Hemos encontrado algunos de los vuelos más baratos a Perú desde España …

 

¡Madrid – Lima (Ida y vuelta) – tres semanas en Setiembre por solo 577 €!

 

¡Barcelona – Lima (Ida y vuelta) tres semanas en Septiembre por solo 559 €!

 

 

La Huacachina

¿Te atreves a volar? ¡Sigue nuestras aventuras por correo electrónico!

 




 

 



One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *