Orchha- Templos, atardeceres y mercados.

Orchha

¿Te gustan las ciudades pequeñas? ¿Sin mucho mogollón de gente? ¿Que conserve su autenticidad?

Entonces, Orchha es una de la ciudades del Norte de la India que deberías visitar.

Orchha se encuentra a 250km al sur de Agra, dirección Varanasi, muy cerquita del conocido complejo de Khajuraho y es sencillamente una pequeña ciudad única. Aquí encontrarás hermosos templos, mercados, naturaleza y pocos turistas (aunque en las horas punta, hay más afluencia con las visitas de las excursiones organizadas).

Orchha

¿Cómo llegar a Orchha?

Se puede llegar a Orchha desde diferentes puntos. Siguiendo la ruta desde Agra hacia Varanasi o al revés. En todos los casos, no existe una parada de tren que te deje en la propia ciudad de Orchha. Por lo tanto, tendremos que pasar por Jhansi, una ciudad un poco más grande y de allí agarrar un bus o un tuc-tuc que te lleve hasta Orchha.

Si una vez en Jhansi, no quieres agarrar un tuc-tuc y quieres ir en bus para Orchha, la “estación” de buses queda un poco lejos de la parada de tren, así que, o andas bastante, o tendrás que tomar un tuc-tuc hasta el centro y después un bus hasta Orchha. Nosotros, por comodidad, tomamos un tuc-tuc a la salida del tren dirección Orchha que nos costó unas 300 rupias.

  • Des de Agra en tren
    En Agra hay que ir a la estación de trenes de Agra Cantt y allí tomar el tren y bajarse en Jhansi Juction. Hay muchos trenes al día que pasan por Jhansi y la duración del trayecto varia en función del tipo de tren que escojas. Ronda entre las 3 y 4 horas.

 

  • Des de Varanasi en tren
    En Varanasi hay diferentes estaciones desde las que se puede llegar a Jhansi. Una es la estación Varanasi Junction donde salen 2 trenes cada día. El viaje dura entre 13 y 15 horas.

La otra estación es Mughal Sarai Junction desde donde sale 1 tren cada día y tarda unas 10 horas. Esta estación está a las afueras de Varanasi, pero pasa muchas veces que la primera estación que te hemos dicho los trenes están llenos y no aparece ni la opción de comprar el billete. Nosotros fuímos a la segunda opción pero dirección Jhansi – Mughal Sarai y la estación es tranquila. Como siempre, cuando sales, 5 o 6 tuc-tucs ya te estan esperando, aunque sea tarde y de noche 😉 Lo bueno de la estación de Mughal Sarai es que al salir hay un panel con los precios de los tuc-tucs, así que no hay motivo para el regateo. El trayecto hasta Varanasi es de unos 25 minutos y sale a 300 rupias.

 

TIP:  Si ves que quieres ir a una ciudad de la India en tren y te dice que no existe el trayecto, agarra google maps, chequea las estaciones más próximas al lugar donde quieras ir y prueba en la web. Muchas veces solucionarás el problema y con diez minutos de tuk-tuk te plantaras donde querías ir. Por cierto, te dejamos la guía completa de cómo comprar billetes de tren en India Online

Orchha

¿Dónde dormir en Orchha?

En Orchha no encontrarás 200 alojamientos para elegir, es más, te diremos que es uno de los lugares de la india con menos hostales y /hoteles que hemos visto. Y suponemos que es por el tipo de turismo que hay, mucha gente va un día y se va. Pero creernos, merece la pena al menos, quedarse dos días para recorrer sus calles, sus templos y vivir su ritmo.

Nosotros por recomendación de unos amigos, nos hospedamos en el Temple View Guest House. El lugar es barato, cuesta entre 5 y 11 euros (la más cara) por habitación. Además, está muy bien situado, justo en el centro de la ciudad.




Se trata de un hostal con un gran patio interior donde las habitaciones se organizan como balcones, con una terrazita para comer y otra terraza grande arriba del todo con unas bellas vistas. Tiene wifi, agua caliente y en general está todo limpio. Todo, menos la cocina jejej. Ya se sabe cómo son las cocinas en India. La mayoría de las veces no las vemos, pero cuando vimos esta, fue como entrar en un taller mecánico. De todas formas, tenemos que decir que comimos allí 3 o 4 veces y nunca nos sentó nada mal. Así que ya sabéis, ojos que no ven, estómago que no siente.

También te diremos que el dueño se portó muy bien con nosotros. Reservamos para 3 personas y nos puso en una habitación super peque. Hablamos con él y nos cambió la habitación sin ningún problema y por el mismo precio. Así que, desde aquí otra vez, gracias. 🙂

Si quieres puedes cotillear un poquito más este hostal aquí.

¿Qué ver y hacer en Orchha?

Orchha se merece recorrerlo sin prisas. Observando cada pequeño rincón, dejándote llevar e hipnotizarse con su río y la vida a su alrededor.

  • Pasear por la fortaleza de la isla del rio Betwa

    Al final de la calle donde estan los restaurantes, encontraréis un pequeño puente  donde se vislumbra a lo lejos la fortaleza. En principio se tiene que pagar entrada y cuesta unas 200 o 300 Rupias.
    OrchhaNosotros decidimos seguir andando y nos desviamos por un camino de tierra que salia hacia la derecha. Nuestra sorpresa fue que nos encontramos con un montón de templos medio demolidos. Nos perdimos por allí, entrando y saliendo de cada uno de ellos, enlazando una arquitectura con la otra e imaginándonos la vida que tendrían los indios hace muchos años en ese mismo lugar.OrchhaDe vuelta, encontramos la forma de entrar dentro de la fortaleza sin tener que pagar entrada. Aunque, no podíamos acceder dentro de ningún palacio nos pudimos hacer una idea de como era todo aquello.

 

  • Presenciar y fotografiar un atardecer de sueño

    Si te encantan los atardeceres, no dejes escapar el de Orchha. ¿Has visto nunca ponerse un enorme sol entre los Chhattrï (templos funerarios) y al mismo tiempo, toda la escena reflejada en un río? MÁ-GI-CO.OrchhaEntre pensar desde donde lo queríamos ver, ir al lugar y disfrutarlo, a este acontecimiento, le dedicábamos como unas dos horas al día. Ahora, te vamos a contar los dos mejores lugares para fotografiarlo.

Des del viejo puente de piedra. Este puente cruza el río Betwa y obtienes una bonita imagen de los templos, el sol y su reflejo en el agua. El único problema es que no es nada cómodo, porque tienes que estar esquivando camiones, cochees, tuc-tucs, etc.. y no hay muro ni barandilla para apoyarte y no caer al agua. Al final, tienes que situarte cerca de una reja y colocar el objetivo de tu cámara en uno de sus agujeros.

TIP: Ojo con los monos, estan allí todo el rato y son bastante agresivos.

Orchha

Des del sunset point. Justo al final del puente a mano izquierda se encuentra un pequeño camino de tierra que te lleva a la orilla del río. Verás que los guías de las excursiones organizadas se llevan a todo el mundo allí. No hay pérdida. ¿Inconveniente? En tus fotos aparecerá el puente y no será muy íntimo porque compartirás el atardecer con al menos 20 personas más, todas tomándose fotos etc. ¿Positivo? Podrás sentarte encima de una roca grande, dejar la cámara y disfrutar del espectáculo. (Si consigues aislarte del resto de la gente claro..jeje)

Orchha

 

  • Perderte por sus calles y mercados

    Las calles de Orchha són colores vivos, olores fuertes y mucho comercio. No hay un recorrido y nada que seguir. Simplemente, te recomendamos que te pierdas. Des de la plaza principal, donde hay todo tipo de personas vendiendo y curanderos, intentando llamar tu atención, se dibuja un entramado de callejuelas. Prácticamente todas, con algo para descubrir.Alguna de esas calles te lleva a algun templo, donde babas e indios se reúnen a venerar a sus dioses. Se puede entrar y dar una vuelta por ahí, aunque como en la mayoría de templos de la india, a sus puertas, muchas personas te estarán pidiendo.
    Orchaa
    Para nosotros Orchha es una ciudad muy auténtica, que recomendamos visitar por sus arquitecturas que la hacen única y especial, por su gente y sus atardeceres. Como en muchos lugares de la India, Orchha es uno de los sitios, donde la pobreza está presente en cada rincón. En nuestro caso, vivimos la experiencia con un nudo en el estómago. Mientras grandes templos y arquitecturas dejaban legado de que aquella ciudad fue en su día esplendorosa, hoy aparecía frente a nuestros ojos, como un montón de ruinas y con un pueblo bajo en recursos, luchando día a día, para sobrevivir.
    Orchha
    Así es Orchha y aunque nos duela en el alma, estamos agradecidos por cada experiencia que nos brindó este pueblo y algunas de las fantásticas personas que conocimos.

 

  • Descubrir los Chhattrï

    Alejándote un poco del centro de la ciudad, siguiendo las calles ahora ya menos transitadas, te encuentras con los Chhattrï. Los bellos edificios que regentan el río Betwa. La verdad es que cuando llegas allí, te asombra la cantidad de basura que hay. Parece un vertedero y es que muchas personas sin recursos viven por esa zona.

OrchhaJusto enfrente de los Chhattrï hay un gat, el lugar donde los indios se purifican con el agua del río, se duchan y limpian sus ropas. Alejados un poco, nos sentamos a contemplar el río y la vida a su alrededor. Son estos pequeños instantes cuando, prácticamente a escondidas, tienes la oportunidad de observar y presenciar como viven, como se mueven y como interactúan entre ellos. Nos quedamos embobados. Al final, los Chattrï pasan a segundo plano y nos captiva mucho más la realidad que nos hemos encontrado allí.

Orchha

Os recomendamos 100% pasearos por esa zona y dejarse llevar. Para regresar podéis seguir las escaleras del Ghat y os llevará al puente des de donde se ve el atardecer.

¿Dónde comer en Orchha?

Este punto lo tenemos muy muy muy claro. Imaginaros una calle con 3 o 4 restaurantes. Paseando por allí, los dueños de los restaurantes, como siempre, diciéndote “Come, come my friend!!”(“come” de “venir”, no de comer, obvio…) ..y tu allí, mm, bueno vamos viendo, “Maybe later!”. Intentamos detectar el mejor restaurante, con buena comida y buen precio. Y lo típico, terraza vacía igual a restaurante malo.

El tema es que uno de esos restaurantes estaba lleno. Pues bueno, en éste nos quedamos, para no arriesgar. Pero ya el día siguiente, vimos el tipo del restaurante de al lado y dijimos, ¿Porqué no probar?

Orchha
Era el Milan restaurant. Su dueño, con ojos algo tristes y pocos clientes nos cautivó con su sonrisa. El pobre, no tenía nadie a comer y el del al lado se lo llevaba todo. Por eso y por él, decidimos darle una oportunidad. ¿Resultado? el tío cocinaba de P…madre. Mucho mejor que el restaurante de al lado que estaba lleno.

¿Sabéis la típica persona que te llega al corazón? Pues así es ese señor. No sabia sumar. A la hora de hacer la cuenta, te daba una libreta y un bolígrafo y te decía hazlo tu. Nosotros le explicábamos la cuenta aunque no sabemos si realmente lo entendía o no. Pero él, agradecido y sin dudar de nuestra honestidad decía a todo que sí, sabiendo muy bien que lo que realmente le hacia feliz era tener comensales y poder salir adelante.

Orchha

Ese mismo día le pedimos “Chana Masala” (Garbanzos a lo indio). Pero no tenia; con una sonrisa y una ilusión tremenda en sus ojos, nos prometió que al día siguiente nos los haría.

Como era una calle bastante de paso, estuvimos todo el día con el tema de los garbanzos. Cuando lo veíamos le decíamos, ¡Channa Masala, Channa Masala! y él suuuuper feliz, nos respondía Yes, Yes!

Finalmente, cuando llegó la hora de ir a comer los garbanzos, pasamos los tres (Gisela, Roger y nuestro amigo Nil, que pasaba también unos días por Orchha…) por delante del restaurante e hicimos ver que pasábamos de largo, como si ya no quisiéramos garbanzos. Al darse cuenta, su sonrisa se derrumbó por completo. Pero a los pocos segundos los tres nos giramos y lo miramos. Nos pusimos a reír como locos imaginando su reacción. Y como no, él también se echó a reír, nos abrazó y se fue a por los garbanzos; aquel día, el hombre más feliz de la ciudad.

En fin, si vais a Orchha, por favor, no os perdáis esta hermosura de hombre y su deliciosa comida en el Milan Restaurant. (Si lo ponéis en google maps, os saldrá)

Orchha

* Una de las experiencias que más nos marcó en la India, la vivimos en Orchha..

Estábamos comiendo en el Milan Restaurant. De repente, vemos una niña corriendo, con una sonrisa en la cara. Estaba empujando a un niño que iva con una especie de silla de ruedas. Ella lo empujaba un trozo chillando y lo seguia corriendo por detrás. Así varias veces. Nos fijamos mucho, porque realmente la escena era preciosa. La inocencia y la felicidad de los niños en estado puro.

Y…sucedió. Inesperadamente, uno de los monos que havia por allí, se lanzó encima de la niña y la tiró al suelo. Toda la calle se quedó en silencio. Algunos de los indios que estaban en la calle corrieron a perseguir al mono e intentarlo cazar pero no dieron con él. La niña se levantó, medio coja y llorando y se fue por donde había venido.

No sabemos seguro de que “casta” era la niña, pero por su aspecto se la veia muy humilde. Se nos encogió el alma, al saber que seguramente el mono la havia mordido y que ella no tendría los suficientes recursos como para vacunarse o curarse bien la herida.

Son en estas situaciones cuando te das cuenta de muchas cosas.Por un lado, en ese momento, no supimos reaccionar y la verdad es que muchas veces nos “culpamos” por eso. Nos quedamos perplejos mientras la niña huía del lugar, preguntándonos qué podríamos haber hecho por ella. Aunque por contra, también somos conscientes que tampoco teníamos facilidad para ayudar a esa niña. O así lo sentimos en ese preciso instante. Por otro lado, también nos sorprendió el hecho de que ningún indio, seguramente a consecuencia de la casta de la niña, se inmutó para ayudarla.

Orchha

Estas son “las pruebas” que la India te va poniendo en tu camino. Puedes hacer como que no pasó nada y mirar a otro lado, seguir tu viaje y decir que la India es maravillosa y lo más de lo más. O puedes meditar sobre lo sucedido, darte cuenta de todo lo que pasa allí diariamente y que cada uno extraiga sus propias conclusiones. En nuestro caso, no sé si es que somos lentos o qué, pero hoy en día, aun reflexionamos sobre todas estas experiencias que vivimos. Sabemos que de algún modo, nos servirá para crecer como personas, forjar valores y quién sabe si para poder emprender nuestro próximo proyecto humanitario.

 

Hasta aquí nuestro post de Orchha, ¿Te gustaría conocerlo? Te animamos a que preguntes cualquier duda que tengas.

O por el contrario, ¿Ya conoces Orchha? Estaremos encantados de conocer tu experiencia y aportes que puedas hacer.

 

 

Proyectos

¿Te atreves a volar? ¡Sigue nuestras aventuras por correo electrónico!

 




 

 



2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *