Atrévete a salir – ¿Sabes cómo aprendemos a perder el miedo?

Sabemos que estamos llenos de información, más que nada por los miles de artículos que circulan en la red, de teorías para perder el miedo. Para gustos, colores.

 

Pero hoy queremos compartir nuestra visión. Queremos que sepas cómo creemos que se aprende a perder el miedo, a explorar el mundo y tu mundo, a saber agarrar nuestra vida y dirigirla hasta dónde queramos.

 

No vamos a decirte que nosotros no tenemos miedos, ni que no nos frustramos a veces. Es parte de la vida y el aprendizaje que suceda. Vamos a decirte de qué forma, cuándo el miedo nos invade, somos capaces de darle la vuelta. Descubrirás como aprendemos a perder el miedo sin tapujos.

 

perder el miedo

 

Como seres humanos, tenemos dos opciones cuando se nos presentan: Escondernos detrás de su sombra o brillar más que ellos y eliminarlos. ¡Por supuesto, elegimos la segunda!

 

A veces, tenemos miedo a una nueva situación o decisión. Hemos comprobado como conseguir deshacernos del miedo, llega a darnos una felicidad doblemente proporcional a la angustia que nos generaba antes de actuar. Y es que al final, se trata de eso, ACTUAR.

 

Se trata de hacer algo, porqué nadie lo va a hacer por nosotros. Si realmente queremos hacer algo que nos guste y nos llene de ilusión, el miedo que se interponga tiene y puede ser vencido solo por nosotros mismos.

Trataremos de compartir algunas de las ideas que a nosotros más nos funcionan cuando se trata de eso: Perder el miedo y atreverse a vivir de verdad.




1. Elige elegir y no te guíes por la inercia

 

No te dejes llevar por los prototipos sociales. Muchos terminan haciendo lo que la sociedad espera de ellos, y lo más grave, en el momento en que lo espera. Algunos empiezan estudiando lo que no saben que no quieren pero sin quererlo se ven empujados a hacerlo, otros se casan por la tradición y otros viajan a los destinos más turísticos, sólo porque la sociedad ha hecho que así sean, cómo si no existiera más mundo. Todos somos libres para elegir, el peligro está cuando lo hacemos sin saber porque.

 

Hay un sin fin de ejemplos que añadir a lo que podríamos llamar: Seguir el rebaño o la corriente que la sociedad nos manda.

 

perder el miedo

 

Lo más fácil es caer en sus garras y dejarse llevar por ella. Lo más difícil, agarrar el timón de tu vida y decidir hacer lo que te apasione, o al menos, intentarlo. De lo que muchos no son conscientes es que la segunda opción  te da la vida, mientras que la primera, te la encierra en un espacio limitado, sin luz, en dónde los sueños no pueden florecer.

 

Des de nuestro punto de vista, creemos que el éxito, crecimiento personal, felicidad o como lo quieras llamar, no lo producen las decisiones tomadas por la inercia. Cuando no eres capaz de dirigir tus objetivos, la sociedad te los quita y te asigna unos al azar; Seguramente, sin mucho sentido y vacíos de ilusión. Lo que si genera crecimiento son las decisiones que tomamos por voluntad. Estas son creadas por nuestro consciente y llevan consigo un objetivo real. Estas son las que nos llenan las venas de sangre y energía, las que nos hacen luchar y sentir pasión por lo que buscamos.

 

Sabemos que no es fácil, pero también que tiene recompensa. Puede ser el descubrimiento de una pasión, la alegría por levantarte todos los días, sentir que tú estás dirigiendo tu vida y trazando el camino por el que la quieres llevar y todo lo que te puedas imaginar. Para conseguirlo, basta con aprender a perder el miedo.

 

Aprende a perder el miedo, a decidir y ser libre

 

No somos ningún guru que te dará un manual para encontrar la felicidad. Queremos que sepas que nosotros aún no hemos cumplido muchos de nuestros sueños. Y que a muchos de ellos aún les tenemos cierto miedo. Pero también hemos sido capaces de cumplir muchos, y lo hemos hecho por algo: Por qué hemos mirado a nuestros propios ojos y hemos decidido ACTUAR. Hemos entendido que quedarnos quietos y conformarnos va a hacer de nuestra vida, un aburrido paseo. Y la verdad, creo que estaréis de acuerdo, qué más lindo que una vida con emoción y satisfacción por lo que tu mismo te has atrevido a hacer.

 

No sabemos si serás un@ de l@s que se siente frustrado por no estar haciendo lo que quiere. Si es así pregúntate algo: ¿Porqué hago lo que hago? ¿Porqué aprendo esto? ¿A lo que dedico ocho horas diarias de vida es realmente algo que me gusta? y no vale decir que quieres vivir de vacaciones como la sociedad las entiende, se trata de conseguir hacer de tu trabajo, tu estilo de vida, tus vacaciones. Se trata de satisfacer a tu espíritu.

 

Aprende a perder el miedo. No dejes que nadie decida por ti, elige elegir lo que quieres y lucha por ello. Nada va a hacerte más feliz. 

“Que no vale pena andar por andar que es mejor caminar pa ir creciendo” Chambao

 

2. Aléjate de la monotonía y aprende a vivir de la emoción

 

La monotonía nos impide perder el miedo. Nos agarra tan fuerte que parece que a cuánto más la odiamos menos podemos salir de ella. Pero, para ser sinceros, no hay vida más trivial que la que vive supeditada a la monotonía.

 

Para salir de ella tenemos que aprender a perder el miedo. Muchos viven esclavizados, sin saberlo, por la falta de emoción en sus vidas, por una estabilidad que perjudica más que otra cosa y por saber que pueden hacer algo distinto, pero no son capaces de vencer el miedo.

 

Me recuerda a mi mismo, Roger. Hace unos años, cuando en uno de esos momentos de tu vida en que parece que nada tiene solución, decidí imponer mi voluntad y cambiar la monotonía de mi vida. Harto de hacer algo que no me emocionaba, me miré al espejo y me dije a mi mismo si quería atreverme o ser un cobarde y conformarme. Lo hice. Me atreví a irme a vivir un año en Hungría, solo. Allí estudié mi último año de universidad. Fue, por supuesto, la mejor decisión que pude tomar.

 

Aunque una decisión implica riesgo, inseguridad y momentos difíciles, comprobé como si uno quiere, es capaz de afrontar lo que sea por lo que busca. Después de esto no dejé de viajar todos los años por el mundo hasta hoy, los dos últimos con Gisela por América del Sur e India

 

Existe la excusa perfecta al miedo que te pueda dar decidir cambiar tu vida: – Eso lo hace todo el mundo, no es para tanto..! Pero te vamos a decir algo: Sí es para tanto. Atreverse a perder el miedo y salir de la monótona vida que llevas es ser un héroe. Luchar por mejorar y ser quien quieres ser es enfrentarte a noches de insomnio y a poner en duda tu plan mil veces. Es dejar de ser llevado por lo que tu entorno te pide a gritos. Es, escuchar tu corazón y seguirlo con valentía y determinación.

 

El simple hecho de que por tu cabeza pase la idea de cambiar tu vida, significa que hay deseo. El pensamiento involuntario, a veces no lo es tanto. Piensa en si alguna vez has planteado alejarte de la monotonía de tu vida, aunque haya sido una idea sin importancia. ¿Lo has hecho? Pues tiene importancia, y mucha. Cuándo realmente nos sentimos a gusto y sabemos que hacemos lo que queremos, esto no sucede.

 

perder el miedo

 

Un consejo que podemos darte: Si tienes dudas, arriésgate. ¿Vas a poder vivir con esas dudas sin haberlo probado?

 

Puede que te encuentres con más de uno de esos momentos. Puede incluso que te guste y termines por cambiar de vida muy a menudo. Para nosotros, decidir cambiar y salir de la monotonía nos ha regalado viajes increíbles, experiencias que jamás hubiéramos imaginado y lo más importante, la satisfacción por haber sabido escuchar nuestro corazón y haber hecho lo que hemos sentido.

 

Si te encuentras en uno de esos momentos de duda, haz algo:

Cuando aparezcan las preguntas, porqué lo van a hacer, se contundente. Tu mente va a querer convencerte de que en la monotonía estás seguro, te sientes bien y no vale la pena arriesgar. ¿Qué pasa si fracaso? ¿Y si al final no soy capaz? ¿Como lo voy a hacer si…? Est@ no eres tu, es tu EGO.

 

Él quiere que te rajes, quiere que te agarres fuerte y no te sueltes. Por qué para él, el mero hecho de no intentar algo nuevo, ya es una victoria. Lo único que puede vencerlo, es la voluntad de saber agarrarte a tu corazón y saber que si fracasas, no va a pasar nada. El atrevimiento va a ser tu victoria y vas a ser la persona más feliz que hayas podido ser.

 

Si sueñas con algo pero el miedo lucha por arrebatártelo, dile que tu, eres amigo del riesgo. Él no lo es.

 

Tú decides. ¿Quieres una vida en la que siempre ganas lo mismo, pero nada te sorprende y la ilusión parece ahogarse en tu día a día? ¿O prefieres perder el miedo, rebuscar en tu interior y salir a buscar nuevas experiencias que te hagan sentir más vivo que nunca? Haz tu balanza y verás el resultado.

La emoción nos mantiene vivos y sanos. Preferimos cabalgar por la vida con poco seguro, que tener todo llano y aburrirnos como una ostra.

 




3. El éxtasis llega cuando te atreves a actuar

 

El éxtasis llega con la emoción de decidir lo que queremos. Muchas veces nos preocupamos por lo que vendrá si damos el paso a hacer algo diferente. Pero no nos damos cuenta que lo que en realidad hacemos es evitar la propia decisión, perder el miedo.

 

El camino que elijas probablemente no va a ser el más fácil, para eso está la monotonía y la seguridad de seguir haciendo lo que nos dicen, no nos gusta o no sabemos que no nos satisface. Todo lo que empieces tendrá barreras y sólo dependerá de lo claro que tengas tu idea, superarlas o no. Tu voluntad será clave y precisará de esfuerzo y determinación. Pero por muchas barreras e impedimentos, cuando somos capaces de saber qué queremos, una vez superado el atrevimiento, todo lo que venga serán regalos que te harán crecer, optimizar y aprender de toda una experiencia.

 

Actuar es la clave y actuar es decir . Actuar es empezar a crear esa idea, ejecutarla. Si sueñas con viajar, empieza a definir cómo lo harás, compra una mochila, billetes de avión y actúa. Empieza y lo demás vendrá para seducirte. Si en este momento sientes que quieres dedicar unas palabras a un ser querido, actúa, escribe, o simplemente díselas. Si lo haces, habrás vencido el miedo y podrás seguir soñando y creyendo en ti mism@.

 

Hay momentos para todo y cada persona es un mundo. Algunos quieren salir a viajar por el mundo, otros aprender algún oficio o simplemente hacer algo en concreto por unos días. La vida avanza y no siempre sentimos y soñamos lo mismo. Por eso la mejor forma de perder el miedo es decirte: Voy a actuar por lo que quiero en este momento.

 

perder el miedo

 

De regreso de nuestro viaje a América del Sur, tuvimos la duda presente mientras nuestro corazón aún bailaba feliz por estar satisfecho de lo que habíamos vivido. Era la mágica sensación que te provoca haber hecho lo que sentías. Y más que haberlo hecho, haberte atrevido. El miedo quería llevarnos de vuelta al mundo de siempre, quería que pusiéramos el freno y empezáramos a adentrarnos en la monotonía de algo estable. Por suerte, supimos escuchar lo que el miedo no quería. Estuvimos trabajando unos meses y volvimos a salir de viaje. Por qué sí, por qué en aquel momento era lo que más queríamos.

 

En todos los momentos de la vida en que algo nuevo pasea por dentro nuestro buscando aprobación para ser elegido, hemos comprobado cómo el momento de éxtasis llega cuando somos capaces de perder el miedo. En ese momento, cuando decidimos que SÍ a este sueño, sentimos una explosión de amor propio y valentía indescriptibles.

 

Imagínate el momento en que decidas ser capaz de emprender esto que tanto has soñado pero que el miedo siempre te ha puesto en duda. ¡Ese momento es gloria! E incluso más que el desarrollo del propio viaje o proyecto.

 

Sabemos que no siempre es fácil, pero perder el miedo es la clave para llegar a algún lugar. En realidad, este miedo es fruto de nuestra imaginación. Por eso, si somos capaces de ver que no existe, podemos acercarnos mucho más a nuestro corazón y decidir lo que sentimos y nos llena de ilusión.

 

No queremos dar lecciones de vida, solo compartir la forma en que nosotros afrontamos los miedos. Pero tampoco queremos decir que siempre somos capaces de todo y perfectos. Muchas veces el miedo también nos invade y nos supera. Algunas veces el ego gana y la insatisfacción florece. Sabemos, que como todo en la vida, lo que viene se va y vuelve. Los miedos también se van, pero vuelven. Si en un determinado momento de nuestra vida ellos salen ganando, lo mejor que podemos hacer es sacar provecho de la experiencia para ser más fuertes cuándo vuelvan y lograr derrotarlos.

 

Esperamos que este artículo te ayude, aunque solo sea un poquito, a ver y afrontar esos miedos de la forma que creas que van a desaparecer. Tu vida, es solo tuya.

 

 

Holi en Nepal

¿Te atreves a volar? ¡Sigue nuestras aventuras por correo electrónico!

 




 

 



2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *