El Taj Mahal en nuestros ojos – una mirada crítica

El Taj Mahal es el símbolo de la India. Al menos, el más conocido y por el que casi todos los que viajan por el país dedican tiempo a conocerlo. Pero ya sabemos que no todo se termina ahí; es más, en realidad, estos grandes y mágicos monumentos y construcciones son muy poco de India. Pero están, y claro está, también merece la pena disfrutarlos.

 

Taj Mahal

 

No somos mucho de esas cosas. Pero casi en todos los países por los que hemos viajado nos hemos topado con el mismo cruce de caminos. Las grandes atracciones turísticas no siguen nuestras prioridades, pero siempre hay alguna a la que no le podemos decir que no. En este caso, en India, queríamos conocer el Taj Mahal. Sí, aunque nos incomoden las multitudes, aunque no entendamos el precio que te hacen pagar solo por ser lo más turístico y aunque no nos gusta hacer algo simplemente por qué muchos han dicho que se tiene que ver.

 

Hoy, os llevamos a ver el Taj Mahal desde otra perspectiva





Lo veremos desde nuestros ojos, intentando descubrir que lo hace tan querido y adorado. Pero no queremos ser los mismos que todos. El Taj Mahal es muy bonito. ¿Pero tanto? ¿Es tan bonito como para poder recibir más de 6 millones de visitas cada año e ingresar más de 3 mil millones de euros? Quizá no tanto cuando el gobierno que lo custodia es corrupto y desigual entre sus habitantes.

 

Pero es la realidad, y quizá no valga la pena intentar cambiarla solo con crítica. Fuimos a ver el Taj Mahal y no nos arrepentimos. Aunque con todo lo que a uno le llega del Taj Mahal, parece que al verlo no impresione tanto como lo pretendían las expectativas inconscientes que le invaden.

 

No te preocupes, también compartimos toda la información necesaria para visitar el Taj Mahal en Agra.

 

Taj Mahal

 

El Taj Mahal se inauguró en el año 1648 y se declaró Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1983. Es uno de los monumentos más preciados de la humanidad y forma parte de las 7 maravillas del mundo moderno. ¿Sabías que tardaron unos 22 años y se usaron 20.000 obreros para construirlo?. También se dice que el emperador ordenó cortar las manos de los trabajadores y arquitectos que participaron para que nunca más pudieran repetirlo.

 

¿Cómo llegar al Taj Mahal?

 

El Taj Mahal está practicamente rodeado de hoteles y hostales dónde podrás quedarte. Desde allí, solo tendrás que caminar, en general uno o dos kilómetros hasta la entrada.

 

Para llegar a Agra en Tren:

  • Normalmente todos llegan desde Delhi. El trayecto en tren es de unas 5 horas. De todas formas existe un tren expres llamado Gatiman Express que hace el recorrido en 2 horas (es mucho más caro) e incluso tiene wifi.

Puedes llegar en tren desde muchos otros puntos de India. En la Guía para comprar billetes de tren online en India encontrarás toda la información

 

Para llegar a Agra en bus:

  • Nosotros llegamos en bus desde Jaipur. El trayecto fue de unas 6-7 horas y algo pesado, pero nos salió a unas 300 rupias por persona (4 €).

Puedes llegar desde muchos otros puntos en bus. En esta web verás todos los trayectos y horarios de bus que desees: PAYTM

 

Para llegar a Agra en avión

 

¿Dónde dormir en Agra?

 

Como hemos dicho hay centenares de opciones para dormir cerca del Taj Mahal. En algunos de los hoteles y hostales incluso se ve el Taj Mahal desde su terraza.

Nosotros nos quedamos en el hostal 3 Musketeers. Nos quedó cerca del Taj Mahal y la zona fue tranquila. En la misma calle hay otros hostales del estilo y algún restaurante económico dónde comimos.

 

Taj Mahal

 

Entrada al Taj Mahal

 

Desde nuestro hostal, no nos separaba ni un kilómetro hasta llegar a la taquilla dónde se compran los tiquets. No te preocupes, la vas a ver; hay cantidad de gente a su alrededor. Y sinó, pregunta. Fíjate bien no te pongas a hacer la cola larga cuando entres en el edificio. Hay una cola solo para turistas. Una cola dónde te van a cobrar 1.000 rupias (unos 13 €) mientras todos los de tu derecha solo van a pagar 40 (0,55 €) para hacer exactamente lo mismo: ver el Taj Mahal. Aquí te van a dar una botella de agua de medio litro para que no te desmayes al ver el Taj Mahal.

 

Solemos pensar por qué en casi todos los países por los que viajamos, las personas nacionales pagan una barbaridad menos para ver lo mismo que un extranjero. Y si esta tuviera que ser la tónica, ¿Porqué no se hace lo mismo en España? Es igual..

 

La entrada al Taj Mahal no sorprende por su especial seguridad. A sus alrededores la gente deambula a su aire sin ningún tipo de control. Puestos ambulantes por todos lados que intentan llamar tu atención a gritos, indigentes que literalmente viven dónde creen que los turistas les van a dar más y una calle peatonal que se dirige al monumento por dónde circulan los coches y motos a su antojo.

 

Taj Mahal

 

Saliendo de la taquilla dónde compramos el tiquet de entrada, hay una especie de coche (como los de un campo de golf) que traslada a los visitantes unos 500 metros calle arriba hasta la primera puerta del Taj Mahal (Es gratis). Pero puedes ir caminando tranquilamente.

 

Acceso al Taj Mahal

 

Hay tres puntos por los que se puede accedir al recinto del Taj Mahal:

 

Puerta este (Fatehabad Gate): Es primera puerta que nos encontramos al llegar y por la que no nos dejaron entrar.

Puerta Sur (Sirhi Darwaza Gate): Siguiendo el camino a mano izquierda al llegar a la puerta este, llegamos a la puerta sur. Fue por aquí por dónde pudimos entrar (no si antes claro está, caminar por el lado de las decenas de tiendas de souvenirs). Entrando por aquí, el Taj Mahal nos queda de frente.

Puerta oeste: Dicen que es la más utilizada, pero no se yo. Si estás alojado en otra parte quizás te sirva.




¿Pudimos entrar mochila en el Taj Mahal?

 

Contra todo pronóstico, sí. Íbamos con una mochila de tamaño mediano. Llevábamos la cámara de fotos y un par de pañuelos. Nos habían estado diciendo que al llegar te hacían meter todo lo que llevaras en alguna de las no se yo si muy seguras taquillas que hay en la entrada.

 

Pero en India, algunas veces, puedes llegar a conseguir lo que quieres conversando. Convencimos a la guarda que nos registró en la entrada para poder llevar la mochila y la cámara con nosotros. Una entrada triunfal.

 

Taj Mahal

 

¿Y una vez dentro, qué?

 

Justo después de acceder por el control de seguridad, lo primero que nos encontramos es un gran patio dónde convergen los tres puntos de entrada. Allí se concentra la multitud de personas que accede al Taj Mahal. ¡Pero aún no lo vemos! En frente, solo vemos un gran edificio rojizo llamado Darwaza. A medida que nos acercamos a su puerta central podemos empezar a ver parte del gran edificio blanco.

 

Allí es dónde, bajo la puerta del Darwaza y junto con centenares de otras cabezas, se nos presenta el gran Taj Mahal. El primer impacto es, como decirlo, ¡Uau! … míralo, si es esto, que bonito. Está muy bien; ¡una foto, una foto! para, tranquilo, tienes todo el día y no quieres otras cabezas en tu postal. ¿Me lo esperaba más grande? mm.. ¿Encogió?

 

Taj Mahal

 

Paseamos por sus primeros jardines, sin querernos acercar demasiado aún, no sea que nos decepcione. Se dibuja a lo lejos su silueta y millones de puntitos negros. ¡Son cabezas! Si, estamos lejos. Nos vamos acercando poco a poco y empezamos a percibir su tamaño. Ahora sí, ¡Es grande de cojones!

 

¿Porqué decidimos visitarlo al atardecer?

 

Primero, por qué no nos apetece levantarnos a las 5 de la mañana para ver un monumento. No sé si se lo merece o no. Seguro que para muchas personas si, pero eso ya va con las preferencias de cada uno. El caso es que todo el mundo te dice: ¡Tienes que ir temprano, ser el primero en llegar! ¿Como que tienes? Al final todos hacemos lo mismo sólo porqué se extiende la epidemia del “Tienes que”.

 

Más allá de eso, nos pareció interesante poder ver la puesta de sol en sus jardines, con calma, tranquilos y sin prisas. Creo que si fuésemos otra vez (que no será el caso), lo haríamos también por la tarde. A medida que el sol cae se dibuja una brisa tenue que invade la atmósfera. El sol, cada vez más naranja, convierte el mármol blanco del Taj Mahal a un ocre amarillento brillante y con carácter. Nos encantó esa luz.

 

Taj Mahal

 

Decididos a entrar dentro, hicimos la cola correspondiente, aunque no sabíamos muy bien para que era. ¿Para poder verlo tranquilamente por dentro? No te ilusiones. Un rápido rodeo  a la tumba, con decenas de indios pegados a nosotros, que duró algo menos de 30 segundos. Todo, entre gritos y empujones de los mal educados guardias de seguridad indios. No tiene nada de especial.

 

Por suerte, al salir, pudimos disfrutar de un lindo paseo en calma por sus alrededores. Contemplarlo con tranquilidad fue lo más bonito. Nos sentamos en uno de los grandes patios de sus costados y respiramos hondo. Fue en este instante, sin gente alrededor, cuando pudimos percibir la grandeza y la mágia del Taj Mahal. Nunca olvidaremos aquellos instantes.

 

Consejos para visitar el Taj Mahal y percibir su belleza:

 

Lo que sin duda te diríamos ahora mismo sin nos encontráramos y nos dijeras que tienes pensado ir al Taj Mahal es: Ve con calma, sin esperar mucho pero abierto a lo que te puede dar. No sigas al rebaño, escóndete en algún rincón y contempla su magia.

Intenta expulsar las expectativas inconscientes que ya se han generado en tu mente. Deja de querer verlo con impaciencia y piensa que vas a visitar cualquier otro edificio sin mucha importancia. Quizá así, sea una de las experiencias más bonitas.

 

Taj Mahal

 

Recomendaciones para visitar el Taj Mahal

 

  • Se puede visitar el Taj Mahal de noche durante 5 días al mes. solo será en las noches de luna llena, los dos días anteriores y los dos posteriores.
  • MUY IMPORTANTE: El Taj Mahal cierra sus puertas los viernes. No vayas ese día.
  • No lleves nada que no puedas entrar: mechero, tabaco, auriculares, cargadores, etc.
  • No podrás ni comer ni fumar dentro del recinto.
  • Las taquillas dónde venden los tickets de entrada abren al amanecer y cierran al anochecer.
  • No se pueden tirar fotos dentro del edificio. Pero tranquilo, es más bonito por fuera.
  • Nosotros estuvimos unas 3 horas y fue más que suficiente.

 

¡Descubre todos los lugares que conocimos de India, muchos de ellos son increíbles!

Taj Mahal

 

 

Taj Mahal

¿Te atreves a volar? ¡Sigue nuestras aventuras por correo electrónico!

 




 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *