Tingomaría, las puertas de la selva peruana

Tingomaría

Había comenzado el viaje en estado puro. Pasados dos días en Huánuco, nos dirigíamos a las puertas de la selva amazónica, Tingomaría. A dos horas de Huánuco en coche compartido, podíamos apreciar al llegar, la extensa vegetación que rodeaba la ciudad. La Incertidumbre, hacía de la llegada, un emocionante primer contacto con la selva.

Tingomaría es una pequeña ciudad rodeada de montañas donde los bosques espesos se fusionan con la jungla y contrastan con el bullicio del núcleo urbano. Se respira aire auténtico, la gente es autóctona y no se percibe la presencia de turistas extranjeros.

Como llegar a Tingomaría

 

Nosotros llegamos a Tingomaría desde Huánuco en auto compartido durante unas tres horas (hay varias agencias que ofrecen el servicio. Los autos salen cuando se llenan.

También puedes llegar a Tingomaría desde:

  • Lima: Bus nocturno.
  • Tarapoto: Bus, combi o auto compartido.
  • Pucallpa: Bus nocturno desde la terminal de la ciudad.

Si tienes pensado llegar a Perú en avión no te pierdas esta Guía de trucos para conseguir los vuelos más baratos que nadie

Donde dormir en Tingomaría

 

Hay varios hoteles donde puedes quedarte en Tingomaría. La mayoría no son turisticos, pero perfectos para conocer la zona sin gastar demasiado.

Lista de los hospedajes más baratos 

Tingomaría es centro estratégico para la producción y la distribución de cocaína; durante la noche no es aconsejable salir del centro ya que según nos dijeron, se producen intercambios por parte de narcotraficantes. Las carreteras que conectan la ciudad son completamente seguras durante el día.

Este fue nuestro primer contacto con la naturaleza. A no más de 20 minutos en mototaxi, la selva de Tingomaría nos permite visitar diferentes cataratas.

Tingomaria

Cataratas en Tingomaría

 

Catarata Santa Carmen

 

Una de las más famosas, más cercana y también con más afluencia de visitantes; tan sólo hay que caminar durante 10 minutos para acceder a ella y se encuentra a 15 minutos en mototaxi del centro de la ciudad.

Cataratas Gloriapata y Velo de las Ninfas

 

A diferencia de las primeras, para llegar hay que caminar durante al menos una hora y están más alejadas de la ciudad de Tingomaría. De todas formas son perfectas para pasar el día rodeados de naturaleza y se puede llegar fácilmente en mototaxi hasta el camino que conduce a ellas.

Todas las cataratas forman parte de uno de los parques nacionales más grandes del Perú, el Parque Nacional Tingomaría. La ciudad es especialmente famosa por el conjunto de pequeñas montañas que se aprecian fácilmente desde el centro y forman la figura de una mujer tumbada, la Bella Durmiente.

El encanto de la zona nos cautivó. Un baño en el río, rodeados de pureza selvática, y el regreso a la ciudad para comer a pie de calle, pollo o pescado asado a precio económico (10 soles), fueron el latir de nuestros días en Tingomaría. En cada esquina, encontramos pequeños chiringuitos donde degustar los platos más auténticos de la zona.

En uno de ellos, con la especial atención del hombre más simpático de la ciudad, probamos por primera vez la “Pachamanca”, y en especial para nosotros el “camote” (boniato frito) que acompañaba el plato de carne, arroz, lentejas y ensalada; desde ese día, el “camote” forma parte de nuestro comida más apreciada, que por su sabor, aunque nuevo para nosotros, nos encanta como combina con cualquier cosa.

Sin embargo, hay que decir que el título de Parque Nacional que recibe el entorno, otorga el derecho de todos los atractivos que forman parte de él, a cobrar cierto importe para acceder. A pesar de la contradicción que se nos interpone en estos casos, el precio podía ser considerado poco significativo y decidimos entenderlo como la herramienta de protección que se utiliza para la preservación del medio; en caso contrario, el uso podría ser indebido y la pureza del espacio podría ser dañada en poco tiempo.

Tingomaria
Pescado y tamal

De hecho, desde el inicio de nuestro trayecto a Tingomaría pudimos presenciar las costumbres que inconscientemente adoptan los conductores, y la gente en general, y provocan un mal trato desmedido de la naturaleza. Pero, por esa falta de respeto por parte de los autóctonos en su propia tierra, consideramos aceptable, pero no lo mejor para aplicar en estos casos, la entrada que hay que pagar para acceder al parque y en cualquier catarata.

Tingomaria
Restaurante callejero

Desconocemos formalmente pero intuimos también, que los ingresos que se derivan de ello, teniendo en cuenta la irresponsabilidad por parte del gobierno que pronto nos comenzaron a transmitir la gente de la calle, no se utilizan únicamente para la protección del medio. El sistema político peruano es corrupto por naturaleza. La población no percibe esperanza ya que, absolutamente todos los líderes políticos están inmersos en procesos corruptos. Esto no excluye de nuestra crítica en este punto, que la población considerada de clase media, vive desconectada por completo de la conciencia para la preservación de su propio entorno, donde ellos y sus hijos crecen rodeados por la naturaleza más exuberante, pero en destrucción por ellos mismos.

Tingomaria

En el centro de tingomaría, las calles están siempre llenas de gente y se respira un ambiente festivo. Nos sorprende la actividad acelerada que tiene, comparando proporcionalmente sus dimensiones.

Sentimos que ese era el inicio de nuestro libre viaje; que aquel era el primer lugar donde plenamente empezábamos a fluir e integrarnos en un constante, pero tranquilo movimiento. Tingomaría no nos dejó indiferentes; aquí, las ganas de seguir descubriendo apasionadamente despertaron por completo. Después de unos cuatro días en la ciudad, decidíamos agarrar rumbo a Pucallpa, gran ciudad en plena selva amazónica; allí nos esperaba el contacto más simple y puro con las comunidades indígenas que poblaban diferentes zonas de la región.

Hablamos sobre ellas en el siguiente post Vivir con una familia Shipibo en la selva peruana.

Los vuelos más baratos a Perú

 

Tingomaría

¡Sigue nuestras aventuras ingresando tu correo electrónco aquí!



Booking.com

 

Seguro que también te interesa …

 

El lago Titicaca y sus islas más místicas: una experiencia inolvidable

Rutas alternativas a Machupichu – Huyendo de los turistas

Guía para descubrir Cusco y Valle Sagrado por libre

Trekking Santa Cruz en la Cordillera Blanca 

Huaraz, un mundo entre glaciares, lagunas y ruinas misteriosas

 

Hemos encontrado algunos de los vuelos más baratos a Perú desde España …

¡Madrid – Lima (Ida y vuelta) tres semanas en Mayo – Junio por solo 507 €!
¡Madrid – Lima (Ida y vuelta) – tres semanas en Setiembre por solo 577 €!

¡Barcelona – Lima (Ida y vuelta) tres semanas en Mayo por solo 542 €

¡Barcelona – Lima (Ida y vuelta) tres semanas en Septiembre por solo 559 €!

 

¡Esperamos que esto te sirva para visitar Tingomaria!

déjanos un comentario más abajo si tienes dudas

One Comment

  1. Pingback: Els 5 llocs poc coneguts més increïbles de Perú – l'art de volar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *