Trekking Santa Cruz a la Cordillera Blanca

Travesía Santa Cruz (4 días)

DSC_1003
Vista des del paso de Llanganuco 4.750 m.s.n.m.

Pretendíamos salir de lo convencional que todos los años nos había llevado a celebrar la entrada de año en una gran fiesta con amigos. Esta vez, por completo inmersos en el descubrimiento de que el lugar nos permitía y la conciencia de saber lo que queríamos vivir, decidimos pasarlo en medio de las montañas más altas del Perú. El objetivo, hacer la travesía de Santa Cruz de 4 días, una de las travesías más famosas de la Cordillera Blanca de los Andes.
El mismo día 31 de Diciembre, nos juntábamos con 7 personas más y salíamos de la ciudad dirección norte. La primera parada la hacíamos en Caraz, desde donde enfilábamos el camino de tierra que durante más de una hora nos acercaba al poblado de Cashapampa, el inicio de la caminata. Desde allí y después de intercambiar las primeras palabras con la que sería nuestra guía durante los próximos días, ascendíamos durante 11 km y superando un desnivel positivo de casi 1.000 m, hasta Llamacorral (3.850 m.s.n.m.), el primer campamento. Empezábamos a través de un estrecho camino de roca rodeado de eucaliptos y cactus (San Pedro) y reseguíamos el río que quedaba siempre a nuestra izquierda hasta llegar al final de la primera etapa y bajo la lluvia, en la explanada de hierba donde montaríamos las tiendas frenéticamente para mojarse lo menos posible y descansaríamos bajo las estrellas de un nuevo año, más cerca de él que nunca.

Cashapampa (2.900 m.s.n.m.) -11km 6.30h- Llamacorral (3.850 m.s.n.m.)                   Desnivel Postivo 950 m  Desnivel Negativo 0 m

Después de pasar toda la noche bajo la lluvia, el valle se despertaba serena; los dos perros que nos acompañaban desde la salida nos esperaban ansiosos para arrancar un nuevo día de travesía y los burros que transportaban el material comían toda la hierba que podían antes de ser cargados. A media mañana, a unas 3 horas de nuestro inicio, las nubes imponían su presencia y nos amenazaban constantemente mientras luchaban para combatir los rayos de sol que se filtraban entre ellos. El camino nos presentaba dos grandes lagunas (Ichiccocha-Hembra y Jatuncocha-Macho) mientras caminábamos por una traza fuerza definida que nos llevaba al cruce del río, justo antes de encontrar las indicaciones que señalan el ascenso al campo base del nevado Alpamayo (5.947 msnm). Siguiendo un camino en zigzag a nuestra izquierda llegábamos al valle Arthuaycocha, perpendicular a la Quebrada Santa Cruz, desde donde podíamos presenciar unas maravillosas vistas de los nevados Quitaraju (6.040 m.s.n.m.) y Alpamayo. En este punto, el cansancio empezaba a aparecer; pero la mágica escena que nos rodeaba, sacrificaba todo indicio de fatiga y nos impulsaba a seguir caminando una hora para descubrir la laguna Arhuaycocha situada a 4.420 m.s.n.m. y escondida entre montañas rocosas que forman una inmensa catarata de hielo.
El lugar es inhóspito pero impresionante. Sin demasiado margen para llegar al campamento, el tiempo se esfumaba mientras descuidábamos la conciencia y el azul turquesa del agua de la laguna se dibujaba a nuestros ojos como un espejo. Descendíamos deshaciendo el camino hasta encontrar el camino en zigzag y abandonarlo a medio recorrido para continuar en nuestra izquierda, dirección a Taullipampa (4.200 m.s.n.m.), donde después de 17 km descansaríamos y pasaríamos una serena pero fría noche.

IMG_20160101_132329~2

Llamacorral (3.850 m.s.n.m.) -17km 8.30h-Taullipampa (4.200 m.s.n.m.)                    Desnivel Postivo570 m   Desnivel Negativo220 m

IMG_20160102_060219
Taulliraju 5.830 m.s.n.m

La mañana de nuestro 3er día de travesía nos regalaba unas espectaculares vistas del nevado Taulliraju (5.830 m.s.n.m.). Imponente por el pico en su cima, se iluminaba tan sólo parte de la montaña mientras el sol despertaba lentamente detrás valle y tomábamos conciencia de los 23 km que teníamos antes. Desde Taullipampa, el camino se presentaba en un pronunciado ascenso que serpenteaba a la derecha del nevado y acariciaba la laguna Tawlliqucha que descansa a sus pies.

En la vista, el paso de La Punta Unión (4750 m.s.n.m.) nos esperaba para mostrarnos la otra cara de sus montañas, el valle de Huaripampa; ésta, es normalmente más lluviosa que la primera valle, pero en nuestro caso, fue la excepción que confirma la regla. Tras coronar la Punta Unión, el sol nos guiaba descendiendo el valle y nos deteníamos en una pequeña laguna alpina para comer algo mientras observábamos las imponentes montañas de picos rocosos afilados.

Durante el pronunciado y largo descenso de 17 km por la parte oriental de la Cordillera, podíamos apreciar diferentes picos como el Chacraraju (6112 m.s.n.m.), el Alpamayo (5.947 m.s.n.m.), el Santa Cruz (6259 m.s.n.m.), entre otros. Después de unas horas pisando piedra, nos introducíamos en una zona de pequeños caminos entre bosques y arroyos, hasta encontrarnos sobre extensos prados andinos donde el agua cogía diferentes trazas y producía un área donde el camino se desdibujaba entre zonas pantanosas.

Con todavía algunas horas de sol, dejábamos atrás el campamento Cachina (3.700 m.s.n.m.), y decidíamos avanzar unos kilómetros más para acampar justo después del control de acceso y salida al Parque Nacional Huascarán. Si como en nuestro caso, el comienzo de la ruta es a Cashapampa, el pago del ticket para el acceso al parque nacional no se realiza hasta la salida ya que es el único punto de control de la zona. Los precios de la entrada se definen de la siguiente manera:

Turismo Convencional: Visita por un día »Adultos: S /. 10:00 »Niños: S /. 3
Turismo Aventura: vigencia de 2 a 30 »Ingreso General: S /. 65.00 

Sin embargo, como en más de una ocasión hemos comentado, nada es imposible, y más en Perú. Después de conversar unos minutos con el agente de avanzada edad que regentaba el control del acceso al parque, conseguíamos sin demasiada dificultad pagar tan sólo 30 s /. La conclusión es fácil; el guarda no nos daba tickets, nosotros no habíamos estado nunca allí, y él se llenaba los bolsillos.

El sol de la tarde nos acompañaba y hacía de nuestra llegada al último campamento, el escenario perfecto para relajarnos. Además, conocíamos los dos niños que acompañaban a su padre, durante el trayecto desde el último campamento hasta su casa, mientras él, “el arriero” (arriero), guiaba los burros que transportaban el material. El pequeño Edwin y su hermana mayor, Silvia, nos enseñaron la contagiosa felicidad que desprendían y la sonrisa que provocaban disfrutando intensamente de los pequeños y grandes momentos que les ofrecía la vida en ese entorno natural prácticamente virgen. La conexión con ellos fue de las mejores lecciones de pureza en esta travesía.

Taullipampa (4.200 m.s.n.m.)-6km 9.00h-Punta Unión (4750 m.s.n.m.)-17km-Campament Control (3.400 m.s.n.m.)    Desnivel Postivo 550 m Desnivel Negativo 1.350 m.

El cuarto y último día, continuábamos descendiendo unos 400 metros de desnivel para llegar al pequeño pueblo de Colcabamba (3.200 msnm), donde se concentraban familias autóctonas dedicadas principalmente a la agricultura y la ganadería, además de los que tenían burros de carga y los ofrecían a los grupos de turistas que pretendían hacer la travesía. El escenario empezaba a transformar su salvaje e imponente naturaleza, en pequeños poblados. Durante el camino, los niños nos seguían entre sonrisas y nos daban una cálida bienvenida; cuando ya se habían alejado lo suficiente de casa, se despedían de nosotros y nos regalaban una bonita imagen de nuestros últimos pasos para sus tierras. A partir de ahí comenzaba un pronunciado ascenso de 500 metros en unos 3 km hasta nuestra última parada, el poblado de Vaquería (3700 m.s.n.m.); los últimos instantes de la travesía nos ponían a prueba después de 4 días seguidos caminando entre grandes montañas.

DSC_0999
Huascarán 6.768 m.s.n.m.

Desde Vaquería, una combi nos devolvía a Huaraz. Durante el trayecto, traspasavamos sobre un camino de tierra y después de muchas curvas, el paso de Llanganuco (4.750 m.s.n.m.); el paso separa dos valles y nos da la bienvenida con una de las vistas más increíbles de la zona. Observamos el imponente nevado Huascarán (6.768 m.s.n.m.), lo interesante Pisco (5.750 m.s.n.m.) y el Huandoy (6.360 m.s.n.m.) entre otros. La panorámica es incomprensible a primera vista y requiere de unos minutos para tomar conciencia de toda la inmensidad que nuestros ojos están captando. Al fondo del valle, se dibujan de color turquesa, 1.000 metros debajo de nosotros, las lagunas Chinancocha y Orconcocha de Llanganuco.

Campamento Control (3.400 m.s.n.m.) -10km 5.00 h – Vaquería (3.700 m.s.n.m.).        Desnivel Postivo 500 m Desnivel Negativo 200 m   .

Película documental basada en hechos reales, Cordillera Huayhuash: Tocando el vacio.
Relata la intensa aventura en 1985, de dos británicos al intentar coronar el nevado Siula Grande (6344 m.s.n.m.) por su cara no escalada. Su historia forma parte de las más épicas en alpinismo. La Cordillera Huayhuash es la extensión sur separada de la Cordillera Blanca

Información adicional

En la ciudad de Huaraz existen incontables agencias de turismo que ofrecen desde salidas de un día, hasta travesías de 12 días. Los precios son variables pero no siempre los más elevados corresponden a una mejor calidad del servicio.

Salidas de más de un día:Los precios son variables en función de la travesía y la agencia. Para asegurarse de un servicio honesto, lo mejor es informarse de cuáles son las agencias oficiales o pedir opinión a otros viajeros. Lo más importante, no adelantar el pago si no se está completamente seguro; ha habido casos de fraude en que los viajeros no han encontrado rastro de la agencia cuando han vuelto a su oficina. Ciertamente, es despreciable la actividad de personas que se dedican a engañar a sangre fría, pero ante estas situaciones, el turista no tiene nada que reclamar. En nuestro caso, la agencia contratada fue Ganesha, una de las opciones más baratas y con buenas condiciones. Generalmente las agencias asociadas y crean grupos entre ellas; a menudo los viajeros que han contratado una travesía, son agrupados con otros que han pagado la mitad por ella.

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *