Voluntariado en Perú – Vivir con una familia Shipibo en la selva

IMG_0813

La selva amazónica esta llena de rincones que esperan de nuestra presencia y nuestro aprendizaje. Pucallpa, la ciudad dónde nos dirigimos, es conocida como la segunda capital de la selva amazónica peruana, tras Iquitos y se encuentra cerca de muchas de las comunidades de indígenas que aún viven en la selva. En una de ellas hicimos el voluntariado en Perú.

Hoy te contamos cómo vivir una experiencia única con una familia indígena de la etnia Shipibo, sin tener que mediar con agentes turísticos ni organizaciones. Un voluntariado en Perú! Si quieres saber cómo llegar al corazón de esta región, sigue leyendo!

Nos espera una ciudad con gran actividad comercial donde su puerto fluvial es de vital importancia y a través del cual se producen casi todas las comunicaciones e intercambios a lo largo del río Ucayali. El nombre de Pucallpa proviene del Quechua “tierra roja o tierra colorada”, debido a la coloración rojiza de sus tierras; también llamada La Cuenca del Ucayali por los nativos que las habitaban ancestralmente.

Cómo llegar a Pucallpa

Para llegar al voluntariado en Perú primero debemos dirigirnos a la ciudad de Pucallpa.

Seguimos nuestra ruta por Perú que nos lleva de Tingomaría a Pucallpa. Compartimos uno de los taxis que algunas agencias ofrecen hasta Pucallpa. El trayecto nos mantiene unas 5 horas por una carretera que, en su primer tramo, se puede tachar de muy peligrosa; en época de lluvias, el agua desciende por las montañas y crea ríos inesperados que cruzan la carretera y provocan deslizamientos hasta el punto en el que el asfalto se desliza hasta el fondo de los valles y desaparece por completo.

Se puede llegar a Pucallpa desde otros puntos del país en bus o taxi compartido. Mucha gente prefiere volar de Lima a Pucallpa  El vuelo es de una hora y suele rondar los 80€.

 

Cómo llegar a Massisea y el voluntariado en Perú

Nos situamos en el noreste de Perú, muy cerca del río amazonas y rodeados por el inicio de la selva más extensa del planeta. La ciudad no nos transmite nada más especial que un gran movimiento y estresante actividad durante todo el día. Después de una noche en un pequeño hostal dentro de una zona bastante tranquila y más o menos céntrica, decidimos adentrarnos en la verdadera selva a través del río que abraza la ciudad.DSC_0404

Desde el puerto, a unos 500 metros en línea recta desde la Plaza de Armas, pedimos cuál de las muchas pequeñas embarcaciones salen hacia Massisea. Una pequeña barca cargada hasta el límite de provisiones de todo tipo, nos brindaba la experiencia de cruzar el río Ucayali y penetrar sus pequeños afluentes que, entre espesos manglares, nos conducían durante 6 horas, a lo que parecía la llegada a una de las más aisladas poblaciones que forman la selva amazónica peruana.

Voluntariado en Perú con una familia Shipibo de la selva

Habíamos decidido visitar esta pequeña población formada por comunidades que viven alejadas de la ciudad y rodeadas por extensa vegetación selvática, tras consultar y concretar nuestra llegada a través del portal Couchsurfing, con un chico que convivía desde hacía 6 meses con una de las familias que la formaban. Para nada nos imaginábamos lo que allí nos esperaba.

Al llegar al poblado de Massisea, la sensaciones eran desconcertantes pero emocionantes; como si se tratara de la isla más remota perdida en medio de la selva, desembarcamos en el pequeño muelle que da la bienvenida con pequeños comerciantes de fruta y snacks; algunos nativos en moto taxi, esperan para negociar el precio y llevarnos a nuestro destino; la familia nativa Shipibo nos espera a 8 km a través de un estrecho camino de tierra y en medio del cual cruzamos un pequeño centro poblado donde parece ser el punto de reunión de las familias que habitan la extensa zona. La familia nos recibe humilde pero fríamente.

Nos damos cuenta de que, al igual que nosotros, hay otros viajeros conviviendo con ellos, o al menos, compartiendo el terreno que habita la familia.

Hermogenes, un hombre de avanzada edad y con una mirada penetrante, es el chaman y jefe de la familia; con él y su esposa conviven dos de sus diez hijos con sus respectivas parejas. La más sencilla forma que podíamos imaginar, la familia, que pertenece a la cultura Shipibo, vive en las más simples casas de madera, con una pequeña y rudimentaria cocina en una de ellas y poco más que algunas mantas para protegerse. Nuestra primera impresión era la autenticidad y la humildad en que sobrevivían.

IMG_20151124_135637~2

Hermogenes es un Chaman; celebra ceremonias de Ayahuasca de forma desinteresada y tres veces a la semana con todas las personas que visitan la familia y así lo desean. Lo que en un primer momento interpretábamos intuitivamente como una experiencia vivencial profunda y auténtica con la familia, nos desconcertó cuando, después de dos días con todos ellos, nos dábamos cuenta de que la mayoritaria y principal intención de los otros viajeros que había, era la práctica ceremonial con Ayahuasca.

Más que la interesante y sagrada práctica, buscábamos un contacto directo con el día a día de la familia; pero con los días, nos dábamos cuenta de que su intención real era sostenerse con las artesanías que creaban las mujeres y ofrecían a menudo a los viajeros. Sin embargo, la familia se mostraba humildemente agradecida y especialmente, Hermogenes, nos transmitía la energía de ser un Chaman auténtico que no pretendía lucrarse de lo sagrado y ancestral conocimiento que dominaba.

DSC_0376

Durante los días que vivimos en plena selva nos dimos cuenta de las condiciones reales en que ellos reciben cada día. El espacio donde residía la familia era desolado; entre árboles cortados y ramas secas que ocupaban casi todo el espacio, alzaban sus pequeñas casas de madera, conectadas por estrechos caminos más o menos limpios. No había agua corriente ni electricidad, lo que intensificaba la experiencia y ponía a prueba nuestra adaptación a una forma de vida completamente diferente a la nuestra.

Nos veíamos inmersos en esta humilde pero sacrificada vida mientras, con los días, algunas incongruencias nos aparecían respecto la influencia y la inconsciencia que el desarrollo económico ha llevado a estas familias. Nos impactó en especial el consumo inconsciente de productos manufacturados, que desde Pucallpa llegan a las comunidades indígenas, mientras disponen de grandes extensiones de terreno para el cultivo y la producción de sus propios alimentos; en este caso sin embargo, el uso que se hacía de la tierra para su cultivo era absolutamente nulo.

IMG_20151125_115347~2~2

Entre pena y preocupación, nos preguntábamos cuál habría sido la causa para que entre los indígenas Shipibos, se perdiera de forma generacional la conciencia de un estado de conexión puro con la naturaleza y sus frutos y si habría alguna forma de reconducir el estilo de vida auténtico de sus antepasados.

A pesar de no encontrar respuestas y respetando siempre su estado evolutivo, conversábamos sobre su incapacidad para entender realmente el perjuicio que provocaban con los residuos industriales que generaban y que por tanto, en el fondo, no les correspondía toda la culpa de la involución medioambiental en el que estaban inmersos; en gran parte, el progreso económico había llevado el plástico donde no sabían qué era lo plástico y donde, por tanto, cualquier sustancia que conocían era biodegradable.

A pesar de la crítica, recomendamos la comunidad de Massisea y la familia de Hermogenes especialmente a aquellos que busquen un experiencia auténtica, lejos de cualquier comodidad y de las costosas estancias en comunidades indígenas que se ofrecen en la selva amazónica peruana, en su mayoría a lo largo del río Ucayali y cerca de Iquitos.

Información útil voluntariado en Perú

  • Shipibo. Etnia que pertenece a la gran familia lingüística Pano, que engloba más de treinta etnias en la Amazonía peruana. La gran mayoría de Shipibos vive en la selva baja de Perú, región de Ucayali, repartidos en pequeños poblados y grupos comunitarios. Los Shipibos cubren sus necesidades fabricando todo lo indispensable con los recursos que la selva les proporciona. A menudo, sus aldeas son inundadas por el río y están constantemente construyendo nuevas casas de madera.

La pesca y la caza la realizan los hombres, mientras las mujeres se dedican al bienestar del hogar y la producción de artesanías que ahora venden para comprar algunos bienes industriales (no aplicable a todos los grupos y dependiendo de la lejanía del mundo moderno y sus influencias). Su vida gira en torno a la creencia de que todo lo que existe es unidad y todo debe estar armonizado para vivir en paz y salud. Su mundo espiritual nos aporta una apertura hacia el infinito. Es una fuente de sabios conocimientos y de una forma de vida armoniosa y de profunda conexión con la naturaleza y el cosmos, lo divino y la creación.

Para ellos, todo lo existente contiene una alma o protector; los llaman Ibo y son quienes les enseñaron a pescar, cazar y tejer, así como los que indican a los hombres el control y la explotación del entorno y el uso consciente de que pueden hacer de los recursos que les permiten vivir en la selva . Los Ibo más importantes para los Shipibo son el colibrí, la anaconda y la Ayahuasca.

Los Chamanes Shipibo son auténticos expertos en la utilización de la “planta maestra”; viajan a mundos espirituales alejados de la realidad ordinaria para encontrar el origen del mal de una persona, la solución para el bienestar de su pueblo, o la trascendencia individual a estados de percepción de realidades no ordinarias pero existentes en niveles de conciencia más elevados. Los Shipibo creen en la influencia y la importancia del cosmos en conexión y reflexión con la tierra.

  • Ayahuasca. Planta sagrada del Amazonas que mezclada con otra planta llamada Chacruna, resulta la bebida o infusión Ayahuasca. Ha sido utilizada desde hace más de 5.000 años pormaestros y Chamanes como camino para obtener la expansión de la conciencia y de la que se derivan experiencias místicas y espirituales, internas e individuales. Actualmente se utiliza en Perú para la rehabilitación de toxicómanos adictos a drogas ilegales y legales. Saber más

 

Sigue nuestras aventuras ingresando tu correo electrónico aquí y descubre nuevos destinos todas las semanas!

 

Booking.com

Sigue nuestra ruta por América del Sur

Te puede interesar …

El lago Titicaca y sus islas más místicas: una experiencia inolvidable

Rutas alternativas a Machupichu – Huyendo de los turistas

Guía para descubrir Cusco y Valle Sagrado por libre

Trekking Santa Cruz en la Cordillera Blanca 

Huaraz, un mundo entre glaciares, lagunas y ruinas misteriosas

 

Hemos encontrado algunos de los vuelos más baratos a Perú desde España …

 

¡Madrid – Lima (Ida y vuelta) tres semanas en Mayo – Junio por solo 507 €!
¡Madrid – Lima (Ida y vuelta) – tres semanas en Setiembre por solo 577 €!

¡Barcelona – Lima (Ida y vuelta) tres semanas en Mayo por solo 542 €

¡Barcelona – Lima (Ida y vuelta) tres semanas en Septiembre por solo 559 €!

8 Comments

  1. Pingback: Els 5 llocs poc coneguts més increïbles de Perú – l'art de volar

  2. Pingback: Tingomaría

  3. valeria y carla

    Buenas, creo que de alguna forma estaba buscando esto. Estoy viajando hace un tiempo y ya de regreso a casa . Queria pasar por la selva de peru que anteriormente no pude pasar y para concluir el viaje queria experimentar la ayaguasca . Viajo con una amiga y Tenemos 1 semana para estar por la selva ya que para dic pretendo estar en arg. Si es posible me gustaria poder acompañarlos. Abrazos y saludos.

    1. Hola Valeria y Carla. Esta es una de las experiencias con las que te quedas de un gran viaje sin duda. Las animamos a que vayan y que conozcan la familia. Nosotros ya estuvimos con ellos hace casi un año. Al llegar a Masisea, preguntar por la familia de Hermogenes, todo el mundo sabe dónde está. Si teneis cualquier otra duda estamos acá para ayudaros 😉

  4. Annelie

    Hola! Me encanto leer de esto! Estoy en camino a Pucallpa y buscando una experiencia come de la que cuentan. Gracias por escribir este post. Queria preguntar cuanto cobran por una ceremonia de ayhuasca? Quiero una experiencia genuina y no una de esos “retreat” por ls touristas.
    Muchs gracias! 🙂

    1. Hola Annelie!

      Como contamos en esta entrada “Hermogenes es un Chaman; celebra ceremonias de Ayahuasca de forma desinteresada y tres veces a la semana con todas las personas que visitan la familia y así lo desean” por lo tanto no cobra. Aunque estará agradecido si puedes llevar cualquier cosa para su familia; comida o así. Si no también puedes comprar algunas de la bonitas artesanías que hace su mujer.

      Si tienes alguna duda más, aquí estamos!

      Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *